Inicio > General > Saluda del Presidente de la Junta de Extremadura

Saluda del Presidente de la Junta de Extremadura

Jueves, 11 de Diciembre de 2008

En contadas ocasiones siente uno la satisfacción de cooperar con proyectos nacidos de lo que algunos pueden considerar una utopía. Esa utopía, entendida como un plan, proyecto, doctrina o sistema optimista que aparece como irrealizable en el momento de su formulación, pero que los hechos han demostrado que esa utopía es hija de la realidad y nace para cambiarla. Es el motor que alimenta el afán reivindicativo del ser humano, es la carta que dice hacia donde hay que enderezar la proa. Es como el horizonte hacia donde dirige sus pasos el caminante, sirve para caminar.

Cuando examinamos la realidad con los instrumentos que ella misma nos ofrece, el cambio parece imposible, porque todo sistema tiende naturalmente a su autojustificación. En cambio, con la utopía logramos examinar el presente a la luz del cambio que deseamos incorporar a las sociedades, logrando revisar la realidad con instrumentos ajenos a ella, sorteando así la trampa que siempre nos tiende la inercia. Ese es el marco donde la Fundación Igualdad Ciudadana enmarca su compromiso de que la expresión artística sirve para algo más que el deleite de los sentidos plásticos, de la percepción subjetiva de una obra, porque lo que se pretende con la exposición “el arte de la Igualdad 2008” es abrir espacios de encuentro a todos aquellos que a través de su creatividad, inventiva e imaginación, desean aportar su granito de arena para que este mundo mejore. Es reiterar el derecho a ser nosotros mismos, ya que lo que tiene importancia es el ser humano, es la comunidad, ser realmente libres e iguales.

Es un grito de rebeldía frente al escándalo que produce en algunos cuando hablamos de un salario básico para todo ciudadano. Cuando hablamos de que la gente tiene derecho a vivir con dignidad no es para que sea hombre o mujer, sino por el hecho de ser persona. Las claves del auténtico desarrollo humano están en la educación, en la salud, en una alimentación adecuada y en unas condiciones de vida dignas de seres humanos, con independencia de sus talentos o sus aportaciones a la sociedad.

Desbrozando los fines del evento, sumergiéndonos en los fines de esta iniciativa cívica, en los objetivos del mismo y en su génesis, vuelvo a situarme en los umbrales de la utopía; más allá no, porque aún no conoceremos las leyes que la rigen, pero si sabemos que las tiene y además tenemos muy claro que las grandes conquistas se hicieron realidad porque alguien las soñó primero. Eran verdades prematuras.

Merece la pena ambicionar reducir las desigualdades, hablar del hambre, de la dignidad, de la educación, de la libertad, de la exclusión, pero con compromisos serios como el que cristaliza en esta alternativa artística por la “igualdad”, descubrimos que la vida humana es mucho más que una ecuación, es la respuesta al desafío fundamental de nuestra existencia: es preciso dar sentido a nuestro vivir, aunque la vida no tuviera sentido. El sentido de vivir es ser felices, ser nosotros mismos, alcanzar nuestra plenitud y asumir la sabiduría de una vida conforme a la naturaleza.

¿Son las desigualdades y la destrucción las que van a regir nuestras vidas? No, no es posible tanta injusticia, tanto confundir crecimiento económico con desarrollo social, beneficio con felicidad y valor con precio. Debe primar el derecho de rebeldía que debe sustituir al derecho de resistencia ante las nuevas tiranías que puedan nacer y perjudicar, como siempre, a los más débiles.

Nada mejor que la aportación altruista de artistas de Extremadura, España, Europa y Latinoamérica que van a enriquecer este compromiso con valores que deben enraizar en nuestras sociedades. Sociedades enfermas por problemas cíclicos de un sistema injusto que cuando se tambalea nos hace sufrir a todos sus funestas consecuencias, por eso ahora es la ocasión de romper con el sistema y echarnos a la carretera para decir a las gentes que es posible la esperanza.

Desde Extremadura, a través de una estructura de la sociedad civil, con el apoyo de las administraciones públicas y el frontispicio de un proyecto ilusionante como es “Cáceres 2016”, tenemos todos que hablar. Tenemos que alzar la voz, para que nuestros hijos nunca se avergüencen un día de nosotros, ya que habiendo podido hacer tanto, nos hubiéramos conformado con tan poco. Estamos satisfechos porque nos hemos atrevido, nos hemos arriesgado y asumido que no queremos estar callados, porque callar, en tiempos de injusticias nos hubiera convertido en sus cómplices.

El proyecto avanza, que tengo el honor de inaugurar, después tendrá una larga singladura que permitirá que muchos se sumen a la iniciativa, y agradecer a todos los que la han hecho posible, desde la Fundación Igualdad Ciudadana a la Fundación SEUR, desde el Consorcio Cáceres 2016 a la empresa Lanzarte y muy especialmente a todos los artistas que como pioneros en su compromiso, enriquecen esta apuesta por valores que debemos hacer que sean nuestra guía y vector en un mundo que merece ser cambiado.

Un fuerte abrazo.

Guillermo Fernández Vara
Presidente de la Junta de Extremadura.

General

  1. Jueves, 9 de Abril de 2009 a las 08:06 | #1

    Seguir trabajando, gran trabajo!

  1. Sin trackbacks aún.